Sonríe
antes, durante y después

Porque lo más importante de tu reportaje de boda es disfrutar de él, tanto haciéndolo como reviviéndolo.
Vuelve a sentir lo vivido en el día de tu boda
como si fuera hoy.